domingo, 9 de junio de 2013

La primera menstruación

La pubertad es el periodo de transición entre entre la infancia y la edad adulta. Sus características principales son el crecimiento del cuerpo, el desarrollo de caracteres sexuales secundarios y cambios psicológicos. Alcanzamos la fertilidad en este periodo. Puede durar unos 5 o 6 años. En las mujeres, el primer signo es un crecimiento acelerado, el desarrollo de las mamas (telarquía) que suele darse entre los 9 y los 11 años. El vello axilar suele aparecer dos años después (aunque en un 20 % de las niñas, es el vello púbico el primer signo). Parece ser que el factor determinante del momento del desarrollo en las niñas es genético, pero hay otros factores a tener en cuenta para que se produzca la primera menstruación, ya que influyen en el sistema hipotálamo hipófisis: lugar de vida, exposición a la luz, salud general, nutrición, actividad corporal y factores psicológicos.  Cuanto antes sea el inicio, más larga será la duración. La edad de la menarquía, que es como se llama a la primera menstruación, ha ido descendiendo en las últimas décadas en los países desarrollados, ya que, como señalan los expertos hay una mejora en la nutrición y condiciones de vida más saludables. Aquí me gustaría incluir el consumo de hormonas del crecimiento y de otras sustancias químicas a través de la alimentación que pueden incidir directamente en el sistema endocrino (como ocurre con los irruptores endocrinos). Parece que uno de los puntos claves para que se inicie el proceso de la menarquía es alcanzar un determinado porcentaje de grasa corporal.  La edad media de la menarquía en España es de 12, 6 años. Puede que las primeras menstruaciones sean anovulatorias y su origen es el descenso del nivel de estrógenos. Es probable que las primeras menstruaciones sean irregulares sin que esto signifique ninguna alteración. La menarquía es parte del proceso sexual de la mujer, no solo pone en marcha su edad fértil, sino que forma parte de la maduración y desarrollo de su sistema sexual. 

Además de un hecho biológico y fisiológico, la primera menstruación tiene un componente socio-cultural muy relevante. Si la niña desconoce la menstruación o ésta es vivida con vergüenza o sentimientos de culpa, puede llegar a experimentarla con dolencias y molestias. Dependerá de la comunicación, la información y el adecuado acompañamiento en estos momentos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada